Ganar niños para Jesucristo, con la predicación de la Palabra de Dios a través de diferentes estrategias para su formación espiritual, moral e intelectual, con base a los principios y valores del Evangelio del Reino, a fin de ser un discípulo multiplicador, capaz de transformar los espacios de la niñez en la sociedad; tanto a nivel nacional como internacional.
Fundamentado en la participación directa de los padres.